La llegada del hermanito

hermana-mayor-800x500_c

Yo, como primogénita, recuerdo estar muy feliz cuando me enteré que tendría un hermanito, pero no sabía lo que realmente significaba. Pero cuando el bebé llegó… ya no era lo mismo, dejé de ser el centro de todas las miradas, toda la atención estaba en el recién llegado. Y mis padres tenían menos tiempo para atenderme o jugar conmigo. En definitiva tuve que “renunciar  a la corona”.

Sin embargo, los celos son un sentimiento normal y hasta positivo en los niños, siempre que los vivan dentro de unos límites razonables.  Ocurre que el pequeño ha desarrollado con sus padres el sentimiento de “apego”, fundamental para que pueda amar y ser amado en el futuro, estableciéndose así un fuerte vínculo familiar. Por eso lo defiende cuando lo cree amenazado.

Por lo tanto, en estas circunstancias, es recomendable ayudar a nuestros hijos a comprobar que el cariño de sus padres no se esfuma por compartirlo. En la siguiente entrevista la psicóloga clínica Francisca Carrasco Tassara, aclara las principales dudas que surgen en los padres que están viviendo esta etapa.

 ¿Cuándo es el momento indicado para contarle al hijo primogénito la llegada de un nuevo integrante en la familia?
Lo ideal es esperar al primer trimestre, cuando generalmente el embarazo ya es de menos riesgo, y contarle al niño al mismo tiempo que al resto de la gente, para que no se entere por otros. Además, el pequeño no podrá guardar el secreto, si esto es lo que quieren los padres . Es importante contarle al niño cuando esté tranquilo, y no en un periodo de crisis para él, como por ejemplo, cuando va por primera vez  al jardín infantil, o cuando está pasando por un resfrío o malestar físico. Ojalá puedan darle la noticia ambos padres, y en un momento en que haya tiempo para que pueda hacer preguntas.

¿Cómo se puede preparar a un pequeño que no tiene lenguaje porque es muy bebé?

Es difícil que un niño tan pequeño lo pueda entender hasta que ya vea al recién nacido. Es ahí cuando realmente irá comprendiendo lo que significa. También será más fácil para él imaginar de qué se trata, cuando crece la panza de la mamá y lo pueda ver de forma más concreta. En ese sentido,  es una buena opción esperar a ese momento para avisarle y explicarle que una guagüita está creciendo adentro de la barriga de la mamá, y que ya estará grande como para salir cuando sea el verano o invierno, etcétera (ya que a los niños muy pequeños les cuesta entender el concepto de tiempo).

Una vez llegado él hermanito ¿De qué debemos hacerlo partícipe, cuidados, juegos, etcétera?

Podemos animarlo desde antes de que nazca el bebé, motivándolo a hablarle a la güagüita, a cantarle, a ayudar a elegir las cosas para el bebé, o a que, por ejemplo, sea el que le cuente a los familiares que aún no sepan. Una vez que nazca, es importante seguir haciéndolo participar, preguntándole qué piensa que estará tratando de decir su hermano, o qué color de manta preferirá usar, ayudando a la mamá a alimentar al bebé, a cambiarle los pañales, cantándole, etcétera.

la-llegada-de-un-hermanito

¿Los celos son naturales? ¿Cómo podemos enfrentarlos?
Sí, es una reacción normal, producto de que el niño está viviendo efectivamente la pérdida de una parte del tiempo y la atención que podían entregarle sus padres. Debieran ir pasando en la medida que el pequeño se adapta a esta nueva realidad. Por lo tanto, para que no se sienta desplazado y pueda adaptarse de forma sana a este cambio, es necesario integrarlo a las actividades que mencioné antes, dándole espacios de tiempo en que pueda estar solo con su madre y acompañarla cuando alimenta o cuida al bebé.

¿Qué conductas en el niño son claro indicio de que debemos llevarlo a un especialista para que nos ayude a trabajar este tema?

Es normal que los niños presenten síntomas en algún momento como parte del duelo que están viviendo (por ejemplo, que dejen de controlar esfínter o que comiencen a hablar como bebés), pero éstos generalmente pasan rápido. Si pasados unos meses desde que nació el bebé, vemos que el niño en vez de avanzar hacia una adaptación positiva, comienza a mostrar síntomas más severos (por ejemplo, se empieza a hacer pipí cada vez más seguido o deja de mostrar conocimientos que ya sabía, como hablar o leer), o si lo vemos muy triste o angustiado, o con un fuerte rechazo al bebé, sería importante que los padres consulten a un psicólogo infantil, porque posiblemente hay alguna situación en la casa que no se está manejando bien.

Algunos tips que todos deberíamos saber y aplicar en esta situación.

Si vemos que el niño está angustiado o confundido, es fundamental darse el tiempo para hablar con él y tratar de ayudarlo a comprender lo que puede estar sintiendo, y aclarar todas las dudas que pueda tener. Se le puede preguntar: ¿Estás triste o confundido? ¿Me quieres contar? Es muy importante que sienta que no perderá el amor de sus padres por la llegada de un hermanito, y que es normal sentirse mal a veces por esto. Los padres lo pueden ayudar  a aceptar estos sentimientos con empatía, contándoles que ellos también a veces se sienten agobiados por lo del bebé (por ejemplo, cansados, confundidos, etcétera), pero que también otras veces, se sienten muy bien. Esto le permitirá al pequeño enfocarse también en los sentimientos positivos que está sintiendo con respecto a esta situación nueva y no sólo en los negativos.

Fuente:
Francisca Carrasco Tassara
Psicóloga Clínica UC
Clínica Avansalud / Consulta Particular
F: 98249399
http://www.psicologainfantil.org
Galería | Esta entrada fue publicada en Portada, Psicología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s