Halloween: ¿Una fiesta para todos los niños?

Se acerca el 31 de octubre, la noche de las brujas y de los fantasmas, de vestirse y de jugar a sentir miedo: Halloween, una tradición que cada vez más se celebra en muchos rincones del mundo. Pero ¿qué hacer si nuestros hijos se asustan al ver la ciudad disfrazada de terror? ¿Es una fiesta para los más pequeñitos? Todas estas dudas, que muchos padres se plantean, las aclara la psicóloga infantil Francisca Carrasco Tassara:

1. ¿A qué edad es bueno que los niños comiencen a celebrar Halloween?

Depende del niño, de sus intereses, de su nivel de desarrollo. A algunos infantes les encanta la idea y a otros les da mucho miedo. Lo mejor es guiarse por lo que el pequeños quiere; si pide celebrar, ayudémoslo según lo apropiado para su edad. Desde los 3 años los menores suelen jugar a tomar roles, y en este sentido, pueden mostrarse interesados por usar disfraces e imaginarse que son algún personaje que llama su atención.

2. ¿Cómo se puede controlar el miedo de algunos al usar disfraces que causan temor?

Si a un chiquito le da miedo salir a pedir dulces, ya sea por los disfraces, por los ruidos fuertes, etc., hay que respetarlo y no obligarlo. Cada niño tiene su propio tiempo, y cuando sea el momento en que esté preparado para esta celebració, y para entender qué es todo un juego, ya podrá controlar por sí mismo sus temores.

3. ¿Qué tipo de disfraces se le recomienda comprar a los padres para esta actividad?

Lo ideal es que los hijos elijan el disfraz, dentro de los límites razonables. La mayor parte de las veces los niños eligen disfrazarse de algún rol que les gustaría vivir o expresar. Por ejemplo héroes (bomberos, superhéroes, etc.) o princesas (símbolos de belleza, admiración). Muchas veces, la vestimenta es la oportunidad para vivir un rol poderoso, como ser una bruja o un monstruo. Todo esto es positivo y normal dentro del contexto del juego.

4. ¿Es posible que algunos niños pequeños sufran pesadillas tras verse expuestos a esta celebración? ¿Qué se puede hacer al respecto?

Es posible, especialmente si vemos que sienten mucho temor. Si es el caso, es mejor no celebrar Halloween hasta que estén preparados. Si ya es muy tarde y están con pesadillas, lo mejor es escucharlos, contenerlos, pero no dar excesiva importancia a la situación, de manera de que el menor entienda que realmente no hay un peligro. Sin embargo, se debe validar su miedo y en este sentido, acogerlo los primeros días, hasta que se siente más seguro.

5. Muchas veces los pequeños quieren ser parte de la celebración al ver a sus hermanos mayores participar. ¿Cómo podemos congeniar esta situación de la mejor manera?

Está bien que los niños participen, pero dentro de los límites propios de su edad. Un niño muy  de 3-4 años, no va a salir a pedir dulces tarde en la noche con sus hermanos más grandes. Puede celebrar disfrazándose en casa, saliendo durante el día a pedir golosinas a personas cercanas, etc.
Fuente: Francisca Carrasco Tassara, Psicóloga infantil, Diplomada en Terapia Gestalt Infantojuvenil. Pontificia Universidad Católica. (http://www.psicologainfantil.org)

Atención de miércoles a viernes en Viña del Mar. F; 98249399 / 93339947

 

Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Portada, Psicología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s