Cómo lograr que tu hijo comprenda órdenes simples

bebe_mama-1 jpg

Entre los 8 y los 12 meses los bebés comienzan a entender órdenes simples, tales como “no” o “no toques”. Paulina Díaz Meza, Licenciada en Fonoaudiología y Bachiller en Ciencias Básicas, señala algunas actividades para estimular estas conductas precursoras del lenguaje de las etapas prelingüística y lingüística temprana.

• Llame al niño por su nombre y haga el gesto con la mano (ej.: ven, venga José).
• Juegue con el infante a “toma y dame” con un objeto que le llame la atención y haciendo los gestos que correspondan.
• Juegue con dos sillas diferentes, e incite al pequeño a sentarse y pararse según usted lo indique. Asístalo en la acción mientras la verbaliza. Disminuya la asistencia según los logros del niño.
• Siéntese frente al niño contactando los pies, con las piernas semiabiertas y juegue a lanzar una pelota rodando mientras verbaliza “tira” o “tira la pelota” o “tira tú”, etc.
• Manipule con el niño objetos funcionales (cajas, puertas, ventanas, cajones, libros, gorros, etc.) Mientras realiza acciones con él, verbalice lo que está haciendo (cerremos la cajita, ahora abrámosla para ver que hay; vamos a abrir la ventana, hace frío, cerrémosla, etc.)
• Con un muñeco articulado realice diversas acciones, tales como: dormir, saltar, comer, etc. Una vez realizada la acción, dentro del campo visual del niño, verbalice la acción utilizando pretérito indefinido (ej.: se cayó, se durmió, comió, saltó, etc.).
• Distribuya dos o tres objetos atractivos en diferentes lugares de la sala y verbalice donde se encuentra en función de la referencia corporal del niño (ej.: la pelota está lejos; la muñeca está cerca, etc.)
• Siéntese frente al niño a una altura similar para quedar frente a frente. Manipule algunos objetos diferentes y conocidos para él, con diferentes cualidades (grande – chico; suave – áspero; caliente – frío; duro – blando, etc.) Verbalice las características de ellos en estructuras gramaticales del tipo: / art. + sust. + adj./, como: Mira el auto grande; toma la pelota suave; dame la cuchara caliente; toma el gatito peludo; etc.).
• Intercale con el niño y otra persona (idealmente la mamá) o utilice un títere o muñeco. Realice acciones que recaigan sobre la tercera persona o títere (ej.: peina a la mamá, viste a la muñeca, etc.).

Fuente:  Paulina Díaz Meza, Fonoaudiólogo. Diplomada en Actualización de la Neurociencia Aplicada y Clínica Neurológica. Diplomada con Mención Trastornos Motores del Adulto. Diplomada con Mención Trastornos del Movimiento del Desarrollo Infantil. Magister (C) en Neuro Rehabilitación.

Galería | Esta entrada fue publicada en Educación, Portada y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s