Dietas equilibradas para mamás

childhealthday10_01_12

¿Buscas una dieta saludable y no demasiado sacrificada para recuperarte de los excesos de Fiestas Patrias? Aquí te damos algunas alternativas.

Empanadas, asados, anticuchos, helados, picoteo, comidas familiares… son las ricas comidas que  ansiamos disfrutar. Durante las celebraciones diciocheras, nos relajamos, también a la hora de elegir qué alimentos vamos a comer. Pero, ¿cómo conseguir perder peso después de tanto desarreglo y no fallar en el intento? Una  dieta sencilla y efectiva, además de saludable, no es tan complicada si sigues los siguientes pasos:

  • Busca una fecha de inicio y comprométete, ya que no sólo está en juego tu belleza, también tu salud.
  • Elige un buen nutricioncita que te elabore un plan personalizado, nunca hagas un régimen por tu cuenta, tu salud puede correr peligro. Lo mejor es que un médico o profesional de esta área te respalde y supervise a lo largo de todo el tratamiento.
  • Haz ejercicio físico, guiado por un experto.
  • Si te lo recomiendan, toma suplementos de vitaminas y minerales.
  • Bebe 2 litros de agua al día.

Sigue estas claves a la hora de empezar cualquier cambio en tu alimentación y, por supuesto, nunca te dejes guiar por ti misma o por otra persona que no sea un especialista en la nutrición. Aquí te proponemos cinco dietas que, aunque te harán perder algo de peso, son sobre todo muy saludables y equilibradas. Sin embargo, no dejes de consultar a un médico antes de empezar con alguna de ellas

Dieta depurativa

Es recomendable para cualquier persona. Es una buena una opción, ya que este tipo de dieta es sana, segura y sólo se practican durante un tiempo determinado. Los alimentos claves son aquellos que se consideran depurativos o antioxidantes como determinadas frutas y verduras, infusiones, cereales, algunos lácteos y determinadas carnes y pescados como el pollo o el pavo y el salmón o la merluza.

Dieta para evitar el colesterol

Ayuda a controlar tu colesterol y es eficaz a la hora de perder peso, aunque esta no sea su función más específica. Este tipo de dietas consisten en: Aumentar el consumo de verduras, legumbres y hortalizas, cereales integrales y aceite de oliva para cocinar y aliñar. Deberás comer más pescado y moderar el de las carnes, además de incluir frutos secos a diario en tu alimentación.

Dieta para mejorar la piel

Esta dieta se basa en un plan de tres días que ayudará a mejorar tu piel gracias a la ayuda de determinados alimentos compuestos de vitaminas antioxidantes y grasas omega-3 (frutas, verduras y hortalizas). Para la reparación de las células dañadas también son importantes las fuentes de proteínas de buena calidad, como huevo y pescado. El salmón es indispensable en la dieta, deberás consumir dos porciones frescas al día. Eliminar el alcohol o el café durante estos tres días consecutivos de dieta. El agua es muy importante, mínimo 8 vasos diarios para recuperar la piel y además, perder algunos kilos.

Dietas para mamás muy ocupadas

¿Te toca llevar un ritmo trepidante de vida y comer en la oficina muchas veces? En el trabajo es probable que comas poco y rápido, y eso no es una dieta equilibrada. Por lo tanto, el resto de tus comidas debe suplir estas carencias. En tus desayunos debes incluir cereales, lácteos y fruta. Compensa tu alimentación con la cena, no deben faltar grasas también, apuesta por aguacate y pescado azul. Y por supuesto proteínas, en forma de atún, pollo, huevos o salmón. Durante el día bebe agua y trata de evitar el café en la medida de lo posible. De esta forma consigues que tu dieta se equilibre y no pierdas nutrientes.

Dieta para mamás recientes

Para las que acaban de ser madres y ya les toca reincorporarse a la vida laboral, aún con algunos kilos de más, pueden optar por una dieta especial para este período de su vida. Te aconsejamos que dejes a un lado los picoteos y disminuyas el consumo de azúcares, grasas sólidas o bebidas gaseosas. Come bien, sin grandes cambios, pero adereza tus ensaladas con una sola cucharada de aceite o utiliza yogur en vez de otras salsas. Para los postres, siempre frutas o yogures desnatados. Abusa sin miedo de las sopas y de las carnes magras a la plancha e incluso al vapor. Y nunca olvides el agua. Tras un corto periodo con esta dieta notarás los cambios. Recuerda que si quieres hacer una dieta hipocalórica debes consultar siempre con un especialista.

 

Por: Silvia Galván Rubio, en www.serpadre.es

Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Nutrición, Portada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s