Desarrollo y estimulación del niño de 2 años ¿A qué jugamos?

niños-de-3-a-4-años

La etapa de los dos a los tres años es una fase de búsqueda de la autonomía. La psicomotricidad de los pequeños da un salto gigante y su socialización también: Necesitan el contacto con sus pares. Además, es una etapa de autoafirmación: “yo” y “mío” se convierten en dos de sus palabras favoritas.

Desarrollo del niño de dos años. ¿Qué es capaz de hacer?

Para los pequeños de esta edad, no hay una norma fija que determine en qué mes pondrán en marcha sus habilidades. Cada uno lleva su propio ritmo y alcanza sus hitos de desarrollo a su paso. Con la misma edad, un infante puede subirse a lo alto del castillo del parque, mientras otro necesita aún la ayuda de un adulto, y la evolución de ambos es completamente normal.

En general, un niño de dos años:

  • Anda y corre sin ayuda.
  • Es capaz de atender a otros estímulos mientras camina.
  • Abre puertas.
  • Arrastra juguetes mientras anda, y puede sujetar varias cosas mientras está en marcha.
  • Sabe trepar a los muebles.
  • Disfruta imitando a los adultos.
  • Come solo, aunque se ensucie un poco.
  • Da la vuelta a un recipiente para sacar lo que hay dentro.
  • Puede saltar: a la pata coja, con los pies juntos, dando pasos cortos y largos…
  • Pasa las páginas de un libro.
  • Pinta garabatos y líneas con una tiza o una cera.
  • Hace torres de varios cubos y los junta en línea si le explicamos cómo hacerlo.
  • Aprende mediante ensayo-error o tanteo aleatorio.
  • Utiliza su propio nombre y los pronombres “yo” y “mío”.
  • Responde a órdenes sencillas y puede mantener una conversación sobre lo que sucede a su alrededor.
  • Es capaz de mantener la atención unos minutos.
  • Juega solo o con otros menores.

Si nuestro hijo no dice más que un par de palabras, no es capaz de dibujar un círculo, se cae con mucha frecuencia o tiene dificultades para subir y bajar las escaleras, conviene visitar al pediatra para determinar si existe un problema de desarrollo.

 
Aprendizaje en el niño de dos años

El pequeño observa lo que le rodea y va comparando, clasificando y analizando. Así establece progresivamente relaciones y categorías (alto-bajo, grande-pequeño, muchos-pocos…).

Las rutinas y la repetición de actividades y secuencias, son fundamentales en este periodo, ya que le permiten ir descubriendo conceptos como antes y después, diferenciar los momentos del día y sentirse seguros, algo indispensable para que vaya ganando autonomía.

Quiere ser independiente, pero se frustra con frecuencia porque no llega a dominar muchas habilidades que ya empieza a saborear. Las rabietas alcanzan alrededor de los dos años su máximo apogeo.

Cómo estimular al niño de dos años

Los infantes aprenden jugando. El juego les permite tomar sus propias decisiones –planificar, construir, etc. Además de desarrollar su creatividad, les ayuda a experimentar la sensación de dominio. A través de la actividad lúdica practican nuevas habilidades, descubren las propiedades de los objetos cotidianos, se relacionan con los demás…

Su vocabulario experimenta grandes avances en esta edad. Debemos hablar con ellos mientras vamos de paseo, cuando vemos cosas nuevas, en nuestras actividades cotidianas –a la hora de la comida, al hacer la cena, etc.

A partir de los dos años, los chiquitos pasan del juego en paralelo a compartir juegos con otros. Necesitan oportunidades para relacionarse con sus pares, aunque aún no querrán prestar sus juguetes ni pueden obedecer  reglas todavía.
Juegos para infantes de dos añosLos juegos que le permiten ordenar materiales de forma lógica y clasificar objetos, les encantan y les vienen muy bien en esta etapa. Aprender canciones o poemas infantiles; escuchar música y bailar; jugar con agua y arena, saltar y correr; las imitación y los primeros juegos simbólicos; cuidar a los muñecos-; actividades que estimulen sus sentidos (¿A qué huele esto? ¿Esta fruta, es dulce o salada?); juegos de observación, como el “veo veo” o los de memoria con tarjetas…

Los juguetes indicados a los dos años: Juegos de construcción, de ensamblar piezas, para empujar,  pinturas, plastilina, dominós, juguetes musicales o interactivos, muñecos,  etc.

Les encantan los libros ilustrados: Cuando les leemos cuentos, mejora su expresión verbal y su capacidad de escuchar. No podemos olvidarnos de leerles una linda historia antes de dormir.

Por: Belén Juan (www.serpadres.es)
Galería | Esta entrada fue publicada en Educación, Portada, Psicología. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s