El calostro y sus riquezas

newborn

El calostro se produce durante los primeros 3 a 4 días después del parto. Es un líquido amarillento y espeso de alta densidad y poco volumen. En los 3 primeros días postparto, hasta la bajada de la leche, el volumen producido es de 2 a 20 ml por mamada, siendo esto suficiente para satisfacer las necesidades del recién nacido.

La producción de leche menor de 100 ml el primer día, aumenta significativamente entre las 36 y 48 horas postparto, para luego estabilizarse en un volumen de 500-750 ml/ 24 horas a los 5 días postparto.

Este nutritivo alimento  contiene 2 g/100 ml de grasa, 4 g/100 ml de lactosa y 2 g/100 ml de proteína. Produce 67 Kcal/100 ml.  Entrega más proteínas que la leche, vitaminas liposolubles (E, A, K), carotenos y algunos minerales como sodio y zinc.

Tiene altas concentraciones de Ig A y la lactoferrina (proteinas protectoras) y también de oligosacáridos. El calostro cuenta con una gran cantidad de linfocitos y macrófagos (100.000 mm3) confieren al recién nacido una eficiente protección contra los gérmenes del medio ambiente.

Es muy importante que durante las primeras horas el bebé succione frecuentemente el pecho, para que además de alimentarse a través del calostro, estimule la producción de leche y facilite su bajada. Es recomendable que el lactante se alimente a libre demanda durante este período con una frecuencia no mayor a 2 ó 3 horas.

El calostro está ajustado a las necesidades específicas del recién nacido:

  • Facilita la eliminación del meconio (primeras deposiciones del bebé)
  • Facilita la reproducción del lactobacilos en el intestino del recién nacido (que colaboran en la absorción de proteínas)
  • Aporta antioxidantes y las quinonas son necesarias para protegerlo del daño oxidativo y la 
enfermedad hemorrágica.
  • Las inmunoglobulinas cubren el revestimiento interior inmaduro del tracto digestivo, previniendo la adherencia de bacterias, virus, parásitos y otros patógenos.
  • Contiene los factores de crecimiento que estimulan la maduración de los sistemas propios del recién nacido.
  • Los riñones inmaduros del neonato no pueden manejar grandes volúmenes de líquido; 
tanto el volumen del calostro, como su osmolaridad son adecuados a su madurez.
  • El calostro, como la leche que lo sucede, actúa como moderador del desarrollo del recién nacido.
Fuente: http://www.bebesencamino.com
Galería | Esta entrada fue publicada en Nutrición, Portada y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s