¿Es Normal el dolor lumbar durante el embarazo?

Qué-hacer-para-aliviar-el-dolor-de-espalda-durante-el-embarazo

Entre un 50 y un 90 por ciento de las mujeres sufren algún tipo de dolor de espalda o pelvis durante el período de gestación.

Lamentablemente existe la equivocada creencia de que estas molestias son “parte del proceso” o “normales”, obviando la posibilidad de mejorar, en todo o en parte, la calidad de vida en el proceso del embarazo.

A pesar de que aún no está muy clara la causa de estas molestias, sí sabemos que existen factores hormonales y mecánicos que contribuyen a la aparición y perpetuación de ellos. Dentro las causas hormonales está la RELAXINA,  encargada de aumentar la laxitud ligamentosa, es decir “relajar” los ligamentos del cuerpo y prepararlo para el momento del parto.

Por otro lado, están los factores mecánicos, como por ejemplo el aumento de peso, está comprobado que las mujeres que aumentan más de 1/4 de su peso corporal, tendrán mayor riesgo de sufrir algún tipo de molestia. Otro factor importante es el aumento del tamaño del útero, ya que debido a esto, nuestro centro de gravedad comienza a adelantarse, produciendo cambios en la curvatura lumbar, es decir generando una hiperlordosis con una cifosis compensatoria en la zona torácica. Esta misma alteración de los cambios de la postura de la columna, genera una variación en la posición de los hombros, pudiendo provocar malestares cervicales.

Las posiciones mantenidas, en el caso de las embarazadas, que trabajan mucho tiempo en una misma postura, tienen mayores posibilidades de presentar dolores en columna y/o pelvis.

Existe un aspecto muy importante, el cual tiene relación con la condición física pre embarazo, las mujeres en mal estado físico, tienen mayor probabilidad de presentar algún tipo de dolor de espalda durante la gestación.

275--640x0-1

¿Cómo Prevenirlo?

  • La primera medida y una de las más importante, es cuidar las posturas del cuerpo, para que de esa manera disminuyan las cargas innecesarias en la zona lumbar.
  • Un segundo punto a considerar, es realizar ejercicios que ayuden a mejorar la fuerza y flexibilidad de los tejidos encargados de dar soporte a la columna.
  • Es importante el descanso y la cantidad de horas adecuadas de sueño. A pesar de que debido al volumen del abdomen, es un poco incómodo recostarse en la cama, la manera más adecuada de hacerlo, es tumbada sobre el lado izquierdo del cuerpo con cojines entre ambas piernas, para así mantenerlas separas y con el mismo ancho de la pelvis.
Fuente: 
Por Consuelo Bernal, Kinesióloga Rehabilita Salud, http://www.rehabilitasalud.cl
 
Galería | Esta entrada fue publicada en Embarazo, Portada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s