Los cuidados de los niños en la playa

Darse un relajante baño de mar y tenderse bajo el sol aumenta nuestra sensación de bienestar y felicidad. Pero los padres que quieran disfrutar de este panorama con sus pequeños, deben saber que hay ciertas restricciones y cuidados para los niños, dependiendo de su edad.

Si tu hijo es menor de seis meses, es probable que el pediatra te prohíba llevarlo a la playa, ya que a esa edad su piel es muy fina y delgada para recibir la radiación solar. Además, en esta etapa los lactantes no pueden usar cremas protectoras, porque es probable que irriten su dermis.

Desde de los seis meses, los bebés pueden ir de paseo a la costa, pero es recomendable mantenerlos bajo una sombrilla y vestirlos con ropa clara, liviana y de algodón. Sin embargo, aunque el niño esté bajo un quitasol, la arena igual refleja los rayos del sol. Para evitar quemaduras aplícale bloqueador sobre factor cincuenta, espárcelo por todo el cuerpo, incluidas la nuca, los pies, manos y orejas. Es importante poner la pomada media hora antes de salir de la casa y luego retocarla cada veinte minutos. Evita las colonias o lociones que tengan alcohol y perfume.

Sólo después del año de vida, los pequeños comienzan a divertirse en la playa. En esta etapa ya saben jugar con la arena, mojarse los piecitos en la orilla del mar y socializar con sus pares. Aunque a esa edad los cuidados son menos estrictos, debemos descartar bajar a la playa entre las doce del día y las cinco de la tarde para que los niños reciban los rayos más suaves.

Antes de irnos de paseo al litoral no podemos olvidar:

  • Pañales y toallitas húmedas.
  • Protector solar (de factor alto, especial para niños)
  •  Una o dos mudas completas por si se moja y una toalla.
  • Un sombrero para el sol.
  • Agua potable, para lavarlo si se ensucia con arena o para mudarlo. Una mamadera con jugo o agua para hidratarlo. T
  • Un termo o una pequeña nevera portátil para mantener el agua o las frutas frescas.
  • Juguetes para entretenerlo (cubo, pala, etc.)
  • Una manta o toalla.
  • Si es menor de seis meses, lleva su silla de paseo por si se duerme.

Aunque el sol puede ser peligroso, también tiene sus beneficios, siempre que nos protejamos adecuadamente de él:

  • Fortalece las defensas.
  • Disminuye el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Interviene en la formación de vitamina D
  • Y mejora algunas enfermedades de la piel.
Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Portada y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s