Cómo elegir el pañal adecuado para tu bebé

Unos de los gastos más grandes que hay dentro de la llegada del bebé, es la inversión en pañales, ya que como mínimo deberás mudar a tu hijo unas 6 veces al día. Si sacamos la cuenta en una semana, tendrás que cambiarlo 42 veces y en un mes, necesitarás mínimo 180 pañales.

Claramente los desechables son los más utilizados por las madres hoy en día, por la facilidad de cambiarlo y luego no tener que lavarlos, pero con las cuentas sacadas anteriormente, se gasta más dinero.

También tienes la opción de comprar pañales ecológicos, fabricados con materiales naturales y biodegradables, son impermeables, dejan respirar la piel del bebé y no contienen aditivos químicos.

Dentro de los ecopañales hay diferentes tipos, como los que son lavables hasta 300 veces, que no necesitan de accesorios y los pañales rellenables, que se usan dentro un protector . Estos pañales tienen forma anatómica, ajustables a la cintura del menor, de tela de algodón con procesos de absorción, con prácticos cierres y atractivos diseños.

Además, estos productos ecológicos son inofensivos para la piel del pequeño, a diferencia de los plástico y de paso cuidan el medio ambiente y se economiza más.

Pero cualquier pañal que se escoja, lo importante es evitar irritaciones en la piel del bebé, por  esto es recomendable  lavar al niño entre cambios de pañal  y agregar siempre un ungüento para evitar coceduras.

Características de un buen pañal

Puede ser agobiante tratar de decidir cuál es el pañal más adecuado para tu pequeño, porque existen muchos tipos en el mercado. Para encontrar un producto de calidad debemos fijarnos en los siguientes detalles:

Absorbencia: En los primeros meses de vida, los desechos suelen ser muy líquidos y se necesita un pañal que tenga algún tipo de gel absorbente. También es necesario que tenga un elástico muy suave pero resistente en las piernas, porque el bebé pasará la mayor parte del tiempo acostado o durmiendo y hay mayor riesgo de que la orina se salgan por los lados. Además, entre más rápido absorba los líquidos, la piel del bebé tenderá a irritarse menos.

Suavidad: Para un recién nacido, un pañal  muy plástico podría ser irritante. También fíjate que no lastime el ombligo del pequeño porque esa zona es delicada y está en proceso de curación en los primeros días de vida. Los bebés más grandes también tienen la piel sensible, por lo que la suavidad ayuda a que no se irrite.

Flexibilidad: Conforme tu retoño va creciendo, la absorbencia del pañal todavía va a tener un lugar importante, pero ahora también tendrás que fijarte en cómo responde el pañal a los movimientos del lactante. Es bueno que el paño se ajuste de una manera cómoda al cuerpo de tu bebé. Hay modelos muy anatómicos.

Fuentes:
http://www.todobebe.com
http://www.saludactual.cl
Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Portada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s