La primera papilla del bebé

¿Tú bebé ya cumplió seis meses de vida? !Entonces está listo para probar su primera compota! Este cambio de alimentación significa que recibirá un gran  aporte de vitaminas naturales, nutrientes y fibras, necesarios para su edad.

Es un paso importante para él y para los padres. Nuevos aromas, nuevas texturas y sensaciones, nuevo mecanismo de deglución… es todo un mundo extraño para los bebés, por lo que debemos adaptarnos a su ritmo. Seguro que si a nosotros los mayores nos cambiaran de golpe nuestros alimentos habituales y nuestro modo de comer, también encontraríamos alguna dificultad…

Por lo tanto, si al principio el pequeño muestra desagrado y rechazo con la primera cucharada, no te preocupes, es normal, ya que el lactante ha pasado de tomar su habitual ración de leche materna, como la única base de su alimentación, al gusto ácido de la papilla de frutas.

Consejos para que tu pequeño disfrute su nueva comida

En esta nueva etapa, los papás deben armarse de mucha paciencia, ya que podrían traspasar el nerviosismo al menor. Un buena idea es probar con varias tácticas, para que el niño ceda a probar la primera cucharada. Una vez que se adapte a los nuevos sabores y texturas, ¡le encantarán!

Es necesario que el bebé se sienta contento, tratarlo con cariño, para que sea una experiencia positiva. Muchos padres intentan entretenerlos con canciones, juguetes, gestos, cuentos o incluso con los dibujos animados, todo vale para que el pequeñín acepte los nuevos alimentos.

No es conveniente dar la fruta en una mamadera, ya que es una buena ocasión para que aprenda a comer  con cuchara. Se aconseja variar el menú según los gustos del infante. Al principio, se puede hacer la compota con plátano, pera, manzana y naranja, aunque no es necesario mezclar las cuatro frutas a la vez, ya que por ejemplo, la naranja puede resultarle ácida a alguno de ellos; otros pueden preferir la combinación de pera y plátano exclusivamente. La verdad es que las posibilidades son múiltiples y todas tienen un mismo fin: Agradar el paladar del bebé.

!A preparar una rica y nutritiva papilla!

Para apoyarte en este importante cambio de alimentación de tu retoño, te proponemos una receta:

Ingredientes (Raciones para un bebé)

– 100 grs. de manzana

– 75 grs. de pera

– 100 grs. de zumo de naranja

– 75 grs. de plátano

Preparación 

Lavar previamente los trozos de fruta antes de pelarlas. Una vez lavadas, trozarlas sacando el corazón. Pasar todo por la batidora y en seguida, administra la papilla al bebé para no perder los aportes vitamínicos, ya que las vitaminas de la fruta se oxidan con facilidad en contacto con el aire.

Puedes añadir 2-3 cucharadas de cereales sin gluten (hasta el sexto mes cumplido) y con gluten (a partir del sexto mes), según el gusto del tu hijo. Más adelante, el pediatra aconsejará la introducción de galletas, es decir hay que añadirlas hasta que el médico lo recomiende.

Información nutricional 

Esta papilla aportará al bebé 160 kilocalorías, 2 gramos de proteínas, 1 gramo de grasas, 35 gramos de hidratos de carbono y 6 gramos. de fibra. Es aconsejable escoger frutas maduras para una mejor digestión y se pueden cocer en agua hirviendo, durante 1-2 minutos, para mejorar el gusto en pequeños reacios a comer frutas. La introducción de otras frutas no es aconsejable durante el primer año de vida, ya que pueden producir alergias en los lactantes.

Fuente: www.guiainfantil.com
 
Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Nutrición, Psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s