Los típicos errores de las madres primerizas

“Cuando llegué a casa con mi bebé me sentí llena de felicidad, pero también comenzó una dura y difícil tarea, sobre todo durante la primera semana. No sabía mudarlo ni cómo amamantarlo correctamente. Me desesperaba cuando lo escuchaba llorar, no sabía si estaba enfermo o si le molestaba algo. Estaba agobiada…”, comenta Camila Altamirano (25 años), madre primeriza hace sólo un mes.

Como nadie nace sabiendo y los bebés no vienen con un manual, su comentario es muy comprensible. Las que ya vivimos esto, sabemos que cuidar a un recién nacido -sin tener experiencia- significa un enorme esfuerzo físico, mental y emocional. La mayoría de nosotras tendemos a tirar para adelante por instinto, por miedo a que piensen que no somos buenas madres o por no ser menos que todas las demás, pero a la larga esto no es bueno. Admitir nuestras limitaciones, solicitar ayuda a los familiares o a los amigos, durante esas primeras semanas tras el alumbramiento, nos ayudará a superar la situación y no nos hará más débiles. Reconocer que estamos cansadas y que la inexperiencia nos abruma y nos angustia, demuestra que somos sensatas.

Ser madre por primera vez es sin dudas una experiencia única e inexplicable. Y parte de toda esa adrenalina se debe a que todo es nuevo, tanto para la mamá como para el bebé, por lo que es necesario aprender a cuidarlo y solucionar pequeños problemas que aparecen diariamente. Lógicamente, como ocurre en todo proceso de aprendizaje, se cometen errores a lo largo del camino, pero no hay que preocuparse: en esta nota te contamos cuáles son los errores clásicos cometidos por madres primerizas para que puedas contar con ventaja.

1- Bañar al bebé diariamente

Si bien no es considerado un error, ya que la higiene siempre es importante, muchos especialistas indican que no es necesario hacerlo a diario, sino que recomiendan hacerlo dos o tres veces por semana. Este consejo se aplica especialmente en lactantes que padecen de dermatitis atópica, ya que el manto graso de la piel se ve alterado con el baño y en algunos casos pueden empeorar los síntomas cutáneos. Eso sí, después de cada cambio de pañal, asegúrate de limpiarle bien con una esponja y lavar bien sus manos. Siempre podemos encontrar excepciones, como es el caso de pequeños que disfrutan de un baño y los tranquiliza antes de dormir. Por esto es necesario recordar que éstas son recomendaciones generales, ya que todos los niños son diferentes y nada mejor que un padre para saber qué es mejor para sus hijos.

2- Abrigar al niño en exceso

Aunque el recién nacido no tiene una correcta regulación de la temperatura corporal y tiende a enfriarse fácilmente, no hace falta abrigarlo en exceso. Esto podría provocar sudoración y se ha demostrado que incrementa los riesgos de asfixia y muerte súbita. Es bueno chequear su temperatura tocando su pechito y notando si está más frío que de costumbre para así abrigarlo. Si por el contrario, el pequeño tiene signos de transpiración en la zona de la cabeza y el cuello, es mejor quitarle alguna prenda. Si la temperatura de la casa es de  entre 20 y 22º, el niño puede estar vestido con un body o un enterito de algodón que le cubra los pies.

3- Raparle la cabeza para que el pelo crezca con más fuerza

Este es un error clásico de muchas madres que tienen bebés con poco pelo, ya que creen que el cabello crecerá más fuerte y rápido. Pero los especialistas en dermatología no son partidarios de esta práctica, en primer lugar porque el pelo no crecerá más grueso y en segundo lugar, porque se expone al bebé a perder calor corporal por la cabecita. De esta forma, se recomienda dejar el cabello 01intacto hasta el primer año.

4- Esterilizar todo

Sí, la higiene en los bebés es clave, principalmente durante las primeras semanas de vida. Sin embargo, no es necesario ser obsesivos con el tema, ya que el ser humano cuenta con un sistema inmunológico que lo protege de un alto porcentaje de los gérmenes. Así encontramos barreras naturales, como las secreciones del tubo digestivo y la mucosa, que ayudan a evitar las infecciones de los microorganismos que ingresan al cuerpo.

Lo que se recomienda en este sentido es limpiar correctamente los objetos que están en contacto con el menor, pero sin obsesionarse, ya que un número determinado de bacterias sirven de ayuda en el desarrollo de sus propias defensas. Diferente es el caso de los niños prematuros, con los que sí es necesario ser extremadamente higiénicos, particularmente en las primeras semanas de vida.

En relación a esto, también se recomienda no caer en el error de evitar que alguien toque al bebé. Obviamente si una persona está enferma es imprescindible alejarla del pequeño, pero si goza de buena salud y es de confianza, no hay problema. Para más seguridad se aconseja tener alcohol en gel para  desinfectar las manos.

5- Cambiarle de pecho antes de que termine

Está comprobado que la leche del final es la que más alimenta y sacia al bebé, ya que cuenta con más grasa que la del principio. Cuando el lactante a concluido, se lo “transfiere” al otro pecho. Es normal que el recién nacido se sacie rápidamente. En esos casos hay que iniciar la siguiente toma por el pecho que no tomó. Lo importante en este sentido, es comprender que una lactancia correcta incluye mamar y vaciar ambos pechos.

6- Mantener la casa en silencio mientras el bebé duerme siesta:

A partir del mes y medio, los infantes pueden percibir los ciclos de luz-oscuridad y están más predispuestos a dormir por la noche. Por eso, hay que habituarlos a percibir la luminosidad del sol y los ruidos cotidianos de la casa cuando es de día. Además, si hay un silencio absoluto cuando el pequeño duerme, se sobresaltará con cualquier ruido.

7- Acostumbrarlo a dormir en la cama con sus padres

Los profesionales recomiendan evitar este comportamiento, ya que existe el peligro de que uno de los dos aplaste o asfixie al bebé. Es por esto que, salvo circunstancias particulares, como darle el pecho por las noches, se desaconseja acostar al lactante en la cama matrimonial.

8- Guiarse por lo que dicen las abuelas u otras mamás

Aunque escuches las opiniones de los demás, debes saber que el pediatra es la persona que más experiencia tiene y que más te puede ayudar con tu bebé. En principio no deberías dudar de sus recomendaciones ni sustituirlas por otras.

9- Querer ser la madre perfecta o una “súper héroe”

Cuidar a un recién nacido requiere de mucha energía, por lo que es común que se presenten bajones en la madre cuando nota que no puede con todo. Es importante aprender a bajar las revoluciones y admitir nuestros límites, reconocer el cansancio y ser capaces de pedir ayuda cuando las situaciones se van de las manos.

Fuentes:
http://www.materna.com.ar
http://primeriza.elembarazo.net/
 
Galería | Esta entrada fue publicada en Consejos, Embarazo, Portada, Psicología. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los típicos errores de las madres primerizas

  1. Carmen Schweitzer dijo:

    Estoy de acuerdo con muchas de las recomendaciones, excepto en lo referente al colecho, ya que está demostrado que facilita la lactancia materna, la madre y el bebé duermen mejor, incluso disminuye los riesgos de muerte súbita cuando se siguen simples medidas de seguridad (no fumar, no beber alcochol, no usar drogas, no ser obeso mórbido y no poner almohadones blandos que puedan caer sobre el bebé).
    Por otra parte el pediatra está capacitado para orientar cuando el niño está enfermo, porque para eso estudió; en temas de crianza se basa netamente en su experiencia, asique el peso de su opinión es el mismo que el del consejo de la suegra, la mamá o la vecina… lo mejor es guiarse por el instinto de cada una, ya que cada diada madre-hijo es única e irrepetible.

    • Hola Carmen, gracias por tu comentario. Estamos muy de acuerdo con tu opinión, ya que los padres pueden recibir muchos consejos y recomendaciones, pero finalmente son ellos quienes deciden cómo criar a sus hijos.

  2. Gracias por los consejos, sin duda una gran guía que nos ayuda a las madres a saber como desenvolverse con sus hijos primerizos. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s