Por qué las canciones de cuna logran dormir a los bebés

Las canciones de cuna, también denominadas nanas, se caracterizan por su ritmo tranquilo y suave y son imprescindibles para arrullar a los niños. Cantarle a nuestros retoñitos es un hábito muy beneficioso: los ayuda a tener felices sueños y además aporta a su desarrollo lingüístico y motor.

Según diversos estudios, la melodía monótono de las nanas, es similar a los latidos del corazón, por eso relajan y calman el llanto del recién nacido. Se ha comprobado que la frecuencia cardiaca de los bebés, disminuye mientras las están escuchando, al igual que su ritmo respiratorio. Estos efectos les ayuda a dormirse o a sentirse mucho mejor cuando están enfermos; por ejemplo, si sufren cólicos.

Esta dulce música es una forma de comunicación entre padres e hijos, ya que a través de ella, los lactantes pueden percibir el tono cariñoso de sus progenitores o familiares cercanos, y así sentirse querido y cuidado, reforzando los vínculos afectivos con sus seres queridos.

Aunque el objetivo principal de las canciones de cuna es adormecer a los infantes, también puedes cantarle de día como forma de estimulación. No olvides que estas melodías están compuestas para el niño que no tiene sueño, que aún tiene ganas de jugar y aprender.
Por esto, también puedes utilizarla para despertar su inteligencia. Así perfeccionará su sentido del oído y la coordinación de éste con los ojos y con el movimiento de las manos.

 

Consejos para cantar nanas

– No te preocupes por desafinar o cantar mal, al niño lo único que le importa es escuchar tu voz y notar tu amor.

– El ritmo melódico de la canción de cuna es mejor para el bebé, si va acompañado del movimiento físico. Mientras le tarareas, mécele entre tus brazos o en su moisés, con suavidad pero con un compás constante; será como estar de nuevo dentro de la barriga de su mamá.

– Si está despierto, cántale muy bajito y acerca tu cara a su rostro . Así podrá observar tus expresiones de amor, alegría, etc.

– Para dar énfasis a la melodía, gesticula y adapta tu  entonación según la letra de la misma. Aún no entiende lo que dices, pero su memoria guarda algunas palabras y el tono en el que las pronuncias. Cuando aprenda a hablar, este entrenamiento le servirá en su desarrollo.

– Hasta los 6 meses debes cantarle muy bajito, casi en un susurro, ya que sus tímpanos todavía son muy sensibles y si cantas en voz alta, se asustará.

– Es conveniente que dejes de canturrear antes de que se duerma, de lo contrario se acostumbrará y solo podrá conciliar el sueño si le cantas.

 
Galería | Esta entrada fue publicada en Canciones y videos infantiles, Consejos, Portada y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s