¿Cómo combatir la gripe infantil?

Durante la temporada otoño- invierno es común que la gripe ataque a nuestros niños. Frente a esto, generalmente nos preguntamos: ¿Cómo podemos identificar esta enfermedad? o ¿Es posible prevenirla?
La gripe es una infección respiratoria altamente contagiosa, que suele confundirse con el resfriado, pero sus síntomas son más graves: Fiebre alta (más de 38,5 ºC), cefalea, dolores musculares, debilidad, pérdida del apetito, cansancio, tos seca, ronquera, dolor de garganta, vómitos. En algunos casos, también hay molestias gastrointestinales, rinitis, conjuntivitis y faringitis. Este estado suele durar entre2 a 4 días y el período de incubación es de entre 1 a 3 días. En los lactantes, frecuentemente se producen complicaciones como la otitis media aguda, y la bronquitis.

¿Podemos evitar la gripe?

Debido a que es una enfermedad viral (producida por el virus Influenza), se contagia con facilidad a través del aire o por contacto. Periódicamente aparecen nuevos tipos de virus, por lo que es difícil su prevención. Afecta de manera grave a ancianos, niños o personas que padezcan de asma, cardiopatías, desnutrición, trastornos de la inmunidad, diabetes, etc. Estos pacientes, considerados de riesgo, deben visitar al médico antes del invierno para que les apliquen la vacuna antigripal.

Tratamiento de la gripe en los niños y bebés 

No existe un procedimiento específico para combatir la gripe, ya que se trata de un virus que se instala en nuestro cuerpo y, una vez allí, realiza su recorrido sin tener en cuenta ningún tipo de medicamento. Comúnmente las recomendaciones de cualquier médico son:
– Recurrir a los antitérmicos, analgésicos y antipiréticos, como el paracetamol o el ibuprofeno, para bajar la fiebre, aliviar el malestar general y los demás síntomas. Es importante saber que los antibióticos no sirven para combatir esta enfermedad, sólo serán recetados por un doctor en el caso de que la enfermedad se complique.
– Según el caso, los pediatras recomiendan el uso de nebulizadores para descongestionar las vías respiratorias y jarabes para la tos.
– Es necesario que el menor agripado tenga reposo y pase la gripe en cama. El descanso y el dormir, son indispensables para un proceso de recuperación rápida. Mientras más horas de sueño, más fuerte estará el sistema inmunológico.
– El consumo de harto líquido, además de mejorar la circulación, evita la deshidratación generada por la fiebre y por la sudoración. Son adecuados los tés de hierbas y caldo de pollo, que no sólo proporcionan suficiente agua, sino también tienen un efecto expectorante en la nariz y la garganta.
– El eucalipto, planta casi milagrosa: Coloca unas hojas de eucalipto en una olla hirviendo, de manera que éstas inunden el ambiente de su olor. Si tu hijo es muy pequeñito y no quieres que inhale directamente, opta por colocar humidificadores
– La miel, es conocida por ser fuente de salud, sin embargo no cuenta con demasiados adeptos entre el público infantil. Para que los niños la acepten, es bueno incluirla en zumos, compotas, yogures o postres.
– Una habitación mal ventilada o altamente temperada, puede agravar la sequedad de las membranas mucosas y favorecer que el virus de la gripe tenga las mejores condiciones para multiplicarse en el cuerpo.

Cuándo acudir al pediatra

– Si la fiebre aumenta bruscamente o es muy elevada (por encima de 40 ºC).
– Si las vías respiratorias están muy obstruidas y no puede respirar.
– Si tiene faringitis y le sale un absceso alrededor de las amígdalas o por detrás de la faringe.
– Si no para de llorar en toda la noche y no puede dormir.
– Si la mucosidad o la tos le impiden comer durante más de un día.

Cómo luchar contra  la gripe

– Existe una vacuna específica cada temporada que está especialmente recomendada para inmunizar a bebés y niños.
– Aumenta en la alimentación de tu retoño el consumo de alimentos ricos en vitamina C, ya que fortalecen el sistema inmunitario (cítricos, como la naranja, el limón,tomates, verduras frescas…).
– Es recomendable aplicar una serie de medidas de higiene y hábitos de vida que reducen las posibilidades de contraer estas enfermedades infecciosas:
– Lavarse las manos con frecuencia, así como la cara, los ojos, la nariz y, en definitiva, extremar las precauciones en cuanto a desinfección para evitar el contacto con bacterias.
– Enseña a tu hijo a no compartir chupetes, cubiertos, vasos, etc. con otros niños, estén enfermos o no.
– No permitas que se fume delante de tu pequeño en espacios cerrados, y menos aún dentro de la casa.
– Ventila frecuentemente las habitaciones.

Fuentes:
http://www.todopapas.com/bebe/salud-bebe
http://www.netmoms.es/magazin/salud/gripe-y-resfriado/tratamiento-de-la-gripe-en-bebes-y-ninos/
http://padres.facilisimo.com/reportajes/salud-infantil/5-trucos-para-combatir-la-gripe-infantil_556704.html
Galería | Esta entrada fue publicada en Enfermedades, Portada, Salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s