Alivia los desagradables vómitos y náuseas

Definitivamente lo más desagradable del embarazo es soportar ciertos malestares, como la fatiga, los vómitos, el asco y el desagrado por algunos olores y comidas. Alrededor del 50% de las mujeres sufren náuseas y vómitos, un 25% sólo tiene náuseas y el otro 25% no son afectadas.
Gran parte de las futuras madres, son fastidiadas por estos síntomas durante el primer trimestre de gestación. Pero a partir de la semana 12ª ya comienzan a esfumarse. Sólo un pequeño porcentaje de encintadas continúa teniendo estos episodios durante los nueves meses. Lo positivo de todo esto es que es señal de un embarazo sano.
¿Por qué se originan los vómitos durante el embarazo?
1. Están los provocados por una enfermedad independiente del engendro.
2. Los que se ocasionan por trastornos asociados a la preñez, como problemas de presión arterial, alteraciones del hígado, etc.
3. Y los causados específicamente por el embarazo, que a su vez se subdividen en simples y graves.
3.1. Vómitos simples: Son habituales durante los 3 primeros meses y se generan por el aumento gradual de la hormona del embarazo (gonadotrofina coriónica). También se relacionan con trastornos psicosomáticos.
Son de predominancia matutina y ocasionalmente después de las comidas. Los olores fuertes influyen en este caso. Sin embargo, no hay trastorno nutricional, por lo que su pronóstico es muy favorable.
El tratamiento esta principalmente enfocado a una dieta rica en hidratos de carbono, con comidas más frecuentes durante el día pero de menor cantidad, además de la administración de vitamina B6 y otros fármacos específicos de indicación médica.
3.2. Vómitos graves: Sus causas aún son misteriosas, pero varias teorías indican que un motivo podría ser la mezcla hormonal, alérgica y psicológica. Este tipo es una patología que puede provocar un desbalance de los líquidos y electrolíticos de nuestro cuerpo, incluso deficiencia de la nutrición y baja considerable del peso materno.
Esta enfermedad no cede al tratamiento habitual de los vómitos simples, por lo que requiere supervisión médica y manejo hospitalario, ya que se debe hidratar a la paciente, mantenerla en reposo estricto, controlar su alimentación, administrarle electrolitos y otros medicamentos por vía venosa y apoyarla con terapia psicológica.
Pon a prueba estos 9 consejos para calmar los malestares
1. Desayuno relajado: Si tienes náuseas matinales bebe un vaso de agua, come una galleta y levántate con tranquilidad, espera al menos un cuarto de hora antes de poner un pie en el suelo. Es ideal desayunar en cama, si puedes deja algo preparado la noche anterior junto al velador. Escoge alimentos a base de hidratos de carbono, proteínas y azúcares lentos (galletitas, pan, frutas…). Evita el té y suprime el café con leche, ya que revuelven el estómago.
2. Come más veces al día: Las náuseas son más leves con el estómago lleno, por lo que en el menú incluye tres comidas livianas y dos tentempiés. Para picar toma una manzana, un plátano, un par de tajadas de jamón, frutos secos o tostadas de pan integral. Suprime los nutrientes ricos en grasas y difíciles de digerir, las frituras y los aliños picantes. Obviamente, no comas aquello cuyo olor o consistencia te provoque asco. En cuanto al azúcar, no ocupes en exceso, ya que aumenta la sensación de asco al fermentar en el estómago. En la noche, no cenes cerca de la hora de acostarte y prefiere nutrientes sólidos y de bajo volumen, por ejemplo fideos blancos. Después de comer, no te cepilles los dientes inmediatamente, así impedirás los vómitos.
3. Inhala y exhala: La simple respiración de aire puro puede combatir eficazmente las náuseas. Siempre que sea posible duerme con la ventana abierta, para que entre aire fresco.
4. El limón ayuda: Corta un limón por la mitad y siente su aroma cuando estés con arcadas o bebe su jugo con un poco de azúcar y agua mineral.
5. Toma tés de hierbas: Puedes elegir los ingredientes que más te gusten o te apetezcan en ese momento. Las más potentes son las de anís, de cáscaras de naranja o de hojas de menta.
6. Abundante agua: Bebe de 10 a 12 vasos a lo largo del día y mójate la cara de vez en cuando.
7. Disfruta del descanso: Evita los movimientos bruscos. Reposa varias veces al día tumbada con una almohada bajo la cabeza y otra bajo las piernas. Quédate sentada un rato después de merendar, la gravedad ayudará a mantener el alimento en el estómago.
8. Consulta a un experto: Si ninguno de los trucos caseros te funciona, consulta a tu médico, él podrá recetarte algún remedio.
9. Terapias alternativas: La acupuntura, la homeopatía y flores de Bach, son buenísimas técnicas para complementar el tratamiento convencional.

Fuentes:
• Arlene Yong Hyde, Matrona-Acupunturista, Diplomada Parto Natural-Piso Pélvico y Monitora de Masaje Shantala y de Embarazadas
http://www.facemama.com/nutricion-embarazadas/ique-comer-nauseas-y-vomitos-durante-el-embarazo.html#ixzz1oHWY8ZgQ
Galería | Esta entrada fue publicada en Embarazo, Portada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s